Kempes. Valdano y Karembeu ganaron el Mundial en el 78, 86 y 98 respectivamente. El MARCA Sport Weekend ha unido a los tres para hablar de sus éxitos.

Roberto Gómez fue el moderador de la charla que mantuvieron tres campeones del mundo como Valdano, Karembeu y Kempes en el MARCA Sport Weekend de Sevilla.El Mundial de 1978 sí que fue un punto de inflexión. Kempes fue el mejor jugador, pero él siempre ha sido muy modesto. En el 86 viene marcado por el Argentina-Inglaterra y Maradona. Veníamos de la guerra y llegó el gol de la mano de Dios yel otro, el famoso. Diego era un genio y por eso le ha costado tanto a Messi ganarse a los argentinos. En su vida hubo más drama que gloria”, comentó Jorge Valdano que levantó la Copa en 1986.

El que fuera director general del Real Madrid habló de sus modelos futbolísticos, para pasar a repasar lo que fue la Copa del Mundo del 86 y la importancia de Trobbiani en esa final. “Hubo dos corrientes antagónicas como Menotti y Bilardo. Gané con el segundo y era antagónico a su fútbol. En la semifinal ante Bélgica, Maradona hizo una de sus jugadas en el último minuto. Dejó atrás a todos y me dio un pase a puerta vacía y lo tiré veinte metros arriba. Durante los días siguientes Trobbiani estuvo diciéndome que iba a marcar, que no me importara el fallo porque iba a marcar. Lo hice y busqué a mi compañero de habitación para dedicárselo. Para ganar hay que tener buenos jugadores, llegar en plenitud y que los astros se alineen. Sin suerte, no hay nada”.

Recordó la especial misión que le encomendó el que era su seleccionador. “Bilardo nos dijo que teníamos que llevar un traje por si ganábamos y una sabana por sí perdíamos para disfrazarnos. Era muy supersticioso. Un día antes de la final me dijo, camino del desayuno, que el partido estaba diez para diez y que solo lo podía ganar con un solo jugador. Pensé en Maradona, pero me dijo que no, que era yo. “Tienes que marcar a Briegel”. Una vez que no le seguí y casi marca. Eso sí, una vez que me escapé y marqué. Con Bilardo se ensayaba hasta cómo celebrar los goles. Se jugó sin un delantero claro y por eso éramos menos detectables. ¿Cuánto nos dieron? 50.000 dólares”.

El Mundial de Kempes

Mario Alberto Kempes levantó el Mundial del 78. “Uno solo no puede ganar un Mundial. Un partido sí, pero no un campeonato. No habíamos ganado nada, pero no había presión, esa es para los trabajadores. Teníamos cierta obligación. Meter un gol en la final es único. No se puede decir el qué. Cada día que salíamos del lugar de concentración notábamos la ayuda de la afición. Una señora nos colocaba una virgen al salir y todos los días las veíamos. Hay que ser un equipo, un grupo para poder ganar”.

Aquella era una selección de autor. “Menotti daba libertad. Manejaba bien el grupo. Le gustaba hablar mucho. Nunca hablaba de lo que había pasado y sí de lo que venía.Antes de la final nos dijo que ya estaba todo dicho”. Descubrió una anécdota. “Pasarella se llevó toda la ropa y todavía no sé para qué. Nos dieron 24.000 dólares”.

Kempes habló de la Argentina actual y de Messi. “No sé que le falta a laMessi de Argentina para ganar un Mundial. Ha tenido mejores selecciones, pero ahora ganó la Copa América. Todo puede cambiar. Ha bajado un poco. Me da que está pensando en el Mundial. Debe mejorar”.

Karembeu y Ronaldo Nazario

Karembeu ganó la Copa del Mundo en 1998. “Kempes era uno de mis ídolos. Cuando ganamos fue el triunfo de toda Francia . He peleado mucho en la vida. Cuando llegué al Real Madrid me sentí preparado para ganar campeonatos. Antes de cada partido hablábamos los jugadores de Real Madrid. Éramos unos 20 y antes de la final dije a Ronaldo que íbamos a ganar. Hablé con Roberto Carlos y me dijo que Ronaldo estaba mal“.

Recordó como era aquella selección y lo que signficó el triunfo socialmente hablando. “Esa Francia tenía parte de la técnica española, la táctica italiana… de todo un poco. En su momento hubo un movimiento en contra de los jugadores negros en la selección y ese triunfo fue muy importante“.